miércoles, 20 de noviembre de 2019

Haz un trote que dure


Es un deporte atractivo para muchos, ya que se puede hacer casi en cualquier parte, lo que representa un ahorro de tiempo, además de que la inversión económica inicial es muy poca, comparada con otros deportes.

Cuando se dice que la inversión inicial es poca, no significa que no exista. Es indispensable adquirir el calzado y la ropa adecuada para la temporada ya que, de no usarlas, se puede perjudicar la salud.
No se debe escatimar en la compra de unos tenis diseñados específicamente para este deporte, los cuales tiene un sistema cuya base es de aire o gel para amortiguar el impacto, así como un par de conjuntos de ropa deportiva adecuados para la estación. La consulta y tratamiento de una lesión saldría más caro que comprar el equipo necesario desde el principio.

El inicio debe ser, de preferencia, en terrenos suaves, pero como en algunas ocasiones esto es difícil, se hace aún más necesario el uso de tenis adecuados.

Para empezar a practicar el trote es importante consultar previamente con un especialista en nutrición, sobre todo si se tiene el interés de disminuir la grasa corporal (nótese que preferimos el término disminución de grasa que disminución de peso).

Cómo sacar un mejor provecho al ejercicio


Esta asesoría servirá para sacar un mejor provecho al ejercicio, a través de una nutrición acorde al esfuerzo que se va a realizar. Sin asesoría, es común que se cometan errores como hacer dietas muy rigurosas para bajar de peso rápidamente, o bien, que se piense que al realizar la actividad física se están quemando más calorías y, por lo tanto, se consuman éstas en mayor cantidad, que realmente no se estén utilizando.

Un punto importante es que el agua no contiene calorías, y que de ninguna manera aumentará la grasa corporal. La recuperación de líquidos es esencial para mantener una buena hidratación y mejorar el desempeño.

No hay necesidad y no es nada recomendable torturar al organismo imponiéndole cargas que después serán la causa del abandono de la práctica por fatiga. La frase "si no hay dolor no hay ganancia" quedó en el pasado, pues lo único que se logra con el dolor es perder unos días de entrenamiento.

Dividiremos el programa inicial para dos grupos de personas:


  1. Las personas que no han practicado deporte en los últimos tres meses y que su actividad diaria es mínima (no caminan más de 1 km. por día)
  2. Las personas cuyo trabajo es más activo físicamente (recorren más de 1 km. diario), o que no han realizado deporte en el último mes.


Grupo 1

Primera semana

Caminatas tres veces por semana durante 20 minutos en días alternos (Ej. Lunes, jueves y domingos).

Segunda semana

Incorporar trotes de 1-2 minutos por cada 3-4 min. de caminata.

Tercera semana

Trotes de 3-4 minutos por 1-2 de caminata.

Cuarta semana

Trotes continuos de 20 minutos.

Al terminar la cuarta semana se puede iniciar el programa del segundo grupo. Si se tiene sobrepeso lo ideal es no trotar, hasta disminuir el peso, pero se puede aumentar durante las semanas el número de veces que se ejercita por semana (4-5 veces por semana) o el tiempo (30 - 40 min. de caminata).

Grupo 2

Primera semana
3 kms., tres veces por semana, días alternos (martes, viernes y domingo).
Segunda semana
Aumentar la frecuencia a cuatro veces por semana o trotar en dos ocasiones 1 km. Extra

  1. Martes: 4 kms.
  2. Viernes: 3 kms.
  3. Domingo: 4 kms.

Tercera semana

  1. Martes: 4 kms.
  2. Viernes: 3-4 kms.
  3. Domingo: 5 kms.


Se pueden intercalar períodos de caminata rápida en cualquier momento. Procura siempre que el esfuerzo sea de leve-moderado a moderado, y no intenso. Si se percibe como intenso se debe entonces iniciar con el programa del Grupo 1.

No te recomendamos aumentar el kilometraje, sin asegurarte de completar la semana anterior (de hecho, las semanas se pueden repetir).

martes, 19 de noviembre de 2019

Enfermedades que padecen los perros por causa de una mala alimentación


Una alimentación que tiene una calidad muy alta, que se ve equilibrada en muchos factores, y sobre todo que es muy sana, es lo más fundamental para la salud de un perro. Esto es igual que en las personas, abunda mucho ese dicho de “somos lo que comemos”, entonces con las mascotas podríamos decir que pasa exactamente lo mismo.

Aquí tenemos algunas enfermedades para mostrarte, estas se vuelven muy comunes y las sufren los perros, pueden afectar de forma directa al can, dependiendo de la dieta que lleva a cabo.

La obesidad

Se considera a la obesidad como una gran epidemia en nuestros tiempos. Esta es una enfermedad que afecta tanto a los humanos como también a los perritos. Según San Cadilla, se estima, aproximadamente un 30% de los perros que puedes encontrar en España, ha tenido en alguna ocasión en su vida problemas relacionados con la obesidad. En otras palabras, podríamos decir que es una cantidad de aproximadamente unos 1,5 millones de perros.

Los perros que tienen obesidad, también podrían terminar desarrollando artritis, problemas de diabetes, cáncer e hipertensión. Cuando un perro es obeso, su esperanza de vida disminuye de manera considerable.

Pancreatitis

Esta es una enfermedad que nos indica que el páncreas está muy inflamado, esto puede terminar causando que las enzimas digestivas caigan directamente en la cavidad del abdomen. Cuando esto pasa, entonces las enzimas van a tener la oportunidad de poder destruir las grasas, y también otras proteínas, en ciertos casos hasta se destruyen el propio páncreas. Se dice que esta enfermedad se da cuando al perrito se le alimenta con demasiadas grasas.

Piedras en la vejiga

Esto no es algo que siempre se produce de la misma manera, de hecho, podría ser que estén compuestas por diferentes tipos de minerales y hasta de otro tipo de substancias. La mayoría son calcio, fosforo o calcio.

Las piedras tienen tamaño pequeño, sin embargo, con el pasar del tiempo tienen un crecimiento muy grande, el cual termina provocando todo tipo de accidentes urinarios, tenemos por ejemplo cambio de color en la orina, dolor o hasta dificultad para poder orinar.

Si sospechas que tu perrito tiene piedras en la vejiga, entonces deberías de consultar rápidamente con el veterinario.

Dependiendo del cuidado y la calidad de vida que le des a tu perro, así vas a poder notar como te dura más años, y tienes contigo esa fiel compañía que siempre has deseado.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

La acidez no es cosa de bebés


Que la regurgitación o devolución de líquido desde el estómago

Esta enfermedad consiste en la devolución de líquidos ácidos desde el estómago hacia el esófago. Y, aunque hay varias condiciones que determinan su aparición, la evidencia clínica muestra que son más los hombres que las mujeres quienes lo padecen.

Algunos explican esta situación por el simple hecho de que el organismo del varón produce más ácido, mientras otros argumentan que ellos tienden a desarrollar peores hábitos alimentarios que ellas.
Según especialistas, la edad es un factor determinante en el reflujo, ya que a medida que la persona envejece, aumenta el riesgo de que manifieste este cuadro. El sobrepeso y, en especial, las conductas alimenticias son otras causas. La alimentación, las cantidades de comida, los horarios y los tipos de alimentos son esenciales.

Esto porque el ácido del estómago tiene un papel importante en la digestión inicial de los alimentos. Las mucosas que recubren el estómago están hechas para resistir el ácido, pero cuando el ácido sube por el esófago, las mucosas de éste se dañan.

La consecuencia inmediata es una sensación de ardor o malestar. Sin embargo, cuando el ácido permanece en el esófago por mucho tiempo o pasa por el tubo con frecuencia se producirán heridas o lesiones en esa zona.

A esta condición se le llama esofagitis y es una de las peores consecuencias del reflujo, porque puede provocar hemorragias, úlceras y vómitos con sangre. Además, está el riesgo de que el esófago se vaya estrechando cada vez más, hasta que se produce una alteración severa en la mucosa del conducto.
Esta patología se conoce como esófago de Barrett y está comprobado que aumenta el riesgo de cáncer de esófago.

Síntomas

El signo más delator del reflujo es el ardor que sube por detrás del pecho y la regurgitación o devolución de líquidos ácidos desde el estómago hacia la boca.

Ahora, para hacer el diagnóstico de este padecimiento se consideran las siguientes molestias:

  1. El reflujo es constante o los síntomas se presentan más de dos veces a la semana. ·
  2. La persona se ve obligada a tomar antiácidos. ·
  3. Presencia de lesiones en el esófago. ·
  4. Problemas en otros sistemas del organismo, como en el aparato respiratorio.
  5. De hecho, el reflujo puede ocasionar tos crónica, agravar el asma bronquial, facilitar las aspiraciones de contenido gástrico y provocar una fibrosis pulmonar idopática.

Tratamiento

Existen ciertas restricciones dietéticas para quienes padecen de reflujo:

  1. No comer en grandes cantidades de una sola vez. Más vale seguir una dieta fraccionada.
  2. No consumir comidas muy condimentadas o ricas en grasa.
  3. Evitar irse a dormir con el estómago lleno.


Lo ideal es que la persona se acueste a las dos o tres horas después de haber cenado, para así evitar la producción de ácidos estomacales cuando se está en posición horizontal. De hecho, es recomendable dormir semisentado.

El tratamiento del reflujo es fundamentalmente médico, sólo pocos casos requieren de cirugía. El primero consiste en apoyar los cambios de hábitos alimenticios con fármacos.

Éstos reducen la secreción de ácido del estómago y suelen ser muy efectivos, ya que más del 90 por ciento de las personas experimentan alivio de los síntomas y cicatrizan la esofagitis moderada.

La cirugía consiste en crear una nueva válvula. El médico levanta la parte alta del estómago y rodea con ella la zona final del esófago.

Entonces, cuando el estómago se llena de alimento o de gas, la presión aprieta el esófago y evita que el ácido escurra hacia arriba. Este tratamiento se recomienda cuando:

  1. Existe una esofagitis importante, es decir, cuando la inflamación del esófago es muy grande.
  2. La persona no es capaz o no quiere mantenerse en un tratamiento de manera permanente con remedios.


martes, 24 de septiembre de 2019

Más consejos a la hora de hacer ejercicio en Adultos Mayores


Puedes lograr muchas cosas con tu mente y tu computadora, pero un cuerpo sano y en forma te dará más de tu vida, de hecho, te dará más vida. Estas son algunas recomendaciones a las que ya vengo haciendo para que te involucres más con la cuidadora de ancianos en CDMX.

1. Mantente en forma a pesar del calor del verano

Incluso si estás muy motivado para salir a la calle y ejercitarte, a veces el calor nos vuelve a poner dentro de la casa. Obviamente que no le harás un favor a tu cuerpo si te conviertes en una antorcha humana, así que si vas a salir toma las siguientes recomendaciones: crema o gel solar, hidrátate bien antes, durante y después del ejercicio. Por lo demás, siéntete libre de salir a ejercitarte en pleno verano.

2. Continúa en invierno

Si hay algo peor que el arduo calor del verano para entrenar, ése es el frío invierno. El invierno es la mejor forma de poner a prueba tu fuerza de voluntad y evitar esa falsa preocupación cuando llega el verano. Además, el aire frío no destruirá tus pulmones. Abrígate bien, toma las debidas precauciones y sal a la ruta. Lo bueno, o lo extra de entrenar en invierno es que sólo quedará ajustar un poco antes de que llegue el verano, y no te sentirás abrumado por todo lo que tienes que adelgazar.

3. Prueba nuevos programas

Un plan para correr 5 kilómetros, incorporar el entrenamiento por intervalos, tal vez algún arte marcial como el kickboxing, o pilates, o la natación. Se entiende ¿verdad? algo que no hayas hecho antes, algo que para ti sea nuevo. Cambia tu rutina, cámbiate de gimnasio, utiliza nuevas herramientas y recursos y un plan de fitness completamente diferente. Hacerlo tiene dos grandes ventajas: lo nuevo motiva, y tu cuerpo dará señales de progreso más rápidamente al darle nuevos estímulos.

4. Retorna a las raíces

¿Puedes hacer 20 flexiones, 100 encogimientos y correr 5 kilómetros en menos de 20 minutos? Si lo haces felicitaciones, puedes ingresar en alguna fuerza militar o policial ya que este es un tipo de entrenamiento derivado de esas fuerzas. Y si no lo puedes hacer, conviértelo en tu objetivo. En el proceso bajarás de peso y tu cuerpo tendrá un acondicionamiento total.

5. Ponte en forma con cero o poco equipamiento

Muchos creen que para estar en forma necesitan 1500 dólares para una súper máquina elíptica o una cinta para correr. Nada más lejos de la realidad. De hecho, con ganas, una soga y un par de zapatillas puedes ejercitar todo tu cuerpo. Es más, redoblo la apuesta: ¡ni siquiera necesitas la soga! Solamente con el peso de tu propio cuerpo puedes conseguir un físico marcado y definido, bien tonificado, si realizas los ejercicios correctos para hacerlo. No hace falta equipamiento, ni siquiera un gimnasio para estar en forma.

6. Crea, o rediseña tu playlist de música

La música es una gran compañera en el gimnasio, sobre la bici y en las rutas. Simplemente tómate unos minutos para seleccionar los temas que más te inspiran a hacer ejercicio, cárgalos en tu ipod, en tu teléfono celular o en tu reproductor, cálzate los auriculares y lánzate a entrenar. No subestimes el poder de la música en tu entrenamiento. Se están haciendo muchas investigaciones que respaldan esta teoría de la música como buen compañero.

lunes, 1 de julio de 2019

La relación entre patatas fritas y acrilamida es realmente preocupante


La reunión de expertos celebrada durante tres días en Ginebra, convocada por la Organización Mundial de la Salud (WHO) y la Organización de la Naciones Unidas para los Alimentos y la Agricultura (UN FAO) con el fin de analizar los hallazgos del carcinógeno acrilamida en las patatas fritas, publicados por la Swedish National Food Administration, concluyó el día 27 de junio de 2002 con la siguiente declaración:

A la vista de los datos disponibles, de momento debe considerarse como motivo de "gran preocupación" que la acrilamida -una sustancia que puede provocar cáncer- se encuentre en determinados alimentos muy ricos en hidratos de carbono y cocinados a elevadas temperaturas como las patatas fritas y los chips.

En su declaración final los científicos convocados afirmaron, también, que "con la información disponible en el momento actual era demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas sobre esta cuestión, o para hacer recomendaciones sobre hábitos alimentarios".

Información fiable sobre los posibles riesgos de la acrilamida


Con el fin de obtener más información sobre esta preocupante cuestión alimentaria, el grupo de expertos recomendó que una red internacional de laboratorios ponga en marcha un programa de recolección de datos de análisis de alimentos así preparados, con los que se pueda constituir un fuente de información fiable sobre los posibles riesgos de la acrilamida en los alimentos fritos a temperaturas elevadas, a disposición de ser ofrecida a los gobiernos, las agencias de seguridad alimentaria y la industria.

Dieter Arnold, miembro del Instituto Federal de Alemania para la Protección de la Salud de los Consumidores, que presidió la reunión, afirmó: "A partir de la información de que disponemos en este momento no podemos dar a los consumidores consejos muy específicos, como, por ejemplo, evitar comer patatas fritas de una marca concreta." Aunque añadió: "Necesitamos con urgencia investigaciones que nos conduzcan a reducir el nivel de acrilamida en los alimentos".

En opinión de Jorgen Schlundt, coordinador de la ONU para los problemas de seguridad alimentaria, "Sabemos que de un número importante de cánceres son responsables los alimentos, y que algunos de estos cánceres son originados o es posible que lo sean, por la acción nociva de la acrilamida.

Si somos capaces de modificar los métodos de preparación de los alimentos, de modo que se produzca durante esta preparación menos acrilamida, probablemente tendremos menos casos de cáncer."

domingo, 30 de junio de 2019

La mala salud de los huesos


El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos y firmado por el Surgeon General Richard. H. Carmona, ha publicado, con fecha 14 de octubre DE 2004, su primer Informe sobre Bone Health y Osteoporosis (Salud ósea y Osteoporosis). El Informe comienza asegurando que cada año unos 1,5 millones de norteamericanos sufre una fractura relacionada con la osteoporosis.
Otros hallazgos del Informe son los siguientes:

  1. Alrededor del 20% de los mayores de 50 años que sufre una fractura de cadera muere dentro de un año de producida la fractura.
  2. Alrededor del 20% de los individuos con una fractura de cadera termina en una residencia de ancianos dentro del año transcurrido desde la producción de la fractura.
  3. Las fracturas de la cadera suponen 300.000 hospitalizaciones cada año.


El coste directo de la asistencia sanitaria a las fracturas osteoporóticas supone más de 18 millones de dólares cada año. "La osteoporosis no es una enfermedad que se deba al consumo de acido nalidixico de fenazopiridina"- se afirma en el Informe.
Todos necesitamos cuidar nuestros huesos; con una nutrición saludable, actividad física diaria y chequeos médicos regulares, los norteamericanos de todas las edades pueden tener huesos más fuertes y vivir vidas más largas y saludables.

Uno de los más peligrosos mitos acerca de la osteoporosis es que se trata de una enfermedad de las mujeres y no también de los hombres. Las recomendaciones del Informe para mejorar y mantener huesos sanos son las siguientes:


  1. Conseguir mediante la alimentación las cantidades recomendadas de Calcio y Vitamina D.
  2. Niveles elevados de Calcio pueden encontrarse en la leche, los vegetales de hoja, la soja, el yogur y los quesos.
  3. La vitamina D se produce en la piel por la exposición al sol y se encuentra en la leche fortificada y otros alimentos.
  4. Para los individuos que no reciben el aporte adecuado en la dieta pueden ser necesarios los suplementos.
  5. El adulto medio con menos de 50 años necesita alrededor de 1000 mgr de Calcio por día y 200 Unidades Internacionales (UI) de vitamina D (una copa de leche fortificada con vitamina D aporta 302 mgr de Calcio y 50 UI de vitamina D.
  6. Mantener un peso corporal saludable y una actividad física de al menos 30 minutos al día en los adultos y 60 minutos en los niños.
  7. Minimizar el riesgo de caídas en las casas y en las calles y estimular la práctica de ejercicios que mejoren el balance y la coordinación corporal.


El Informe pide a los profesionales de la salud que ayuden a los norteamericanos a mantener unos huesos saludables mediante la evaluación de los riesgos en todas las edades, recomendando pruebas diagnósticas de la densidad ósea en las mujeres mayores de 65 años y para toda mujer y hombre que sufran una fractura después de los 50 años.





miércoles, 13 de marzo de 2019

El tránsito de los gases intestinales es más rápido estando de pie que acostado


En un trabajo publicado en la revista Gut, en su número del mes de julio de 2003, miembros de la Unidad de Investigación del Sistema Digestivo del Hospital General Vall d´Hebron, Barcelona, llegan a la conclusión de que la postura corporal ejerce una influencia significativa sobre la propulsión de los gases intestinales, de modo que su tránsito, y la consiguiente eliminación, es más rápido cuando el individuo está que pie que cuando está acostado.

Dado que los individuos que se quejan de distensión abdominal debida a la retención de gases suelen atribuir esta retención progresiva al periodo del día en que están habitualmente de pie, distensión que, según dicen, se resuelve al acostarse, los autores del estudio partieron de esta hipótesis: el tránsito intestinal de los gases y su evacuación se aceleraría en la posición de decúbito supino (acostado).

En consecuencia, decidieron probar si esta hipótesis era cierta comparando, en un modelo de investigación en el laboratorio con sujetos sanos, los efectos de la postura corporal -de pie en comparación con decúbito supino- sobre el tránsito de gases intestinales.

A ocho individuos sanos (3 mujeres y 5 hombres), con edades entre 21-28 años, se les introdujo gas, mediante un tubo de polivinilo colocado en el yeyuno, que era recogido con un catéter colocado en el recto.

Experimentos sobre los gases humanos


En cada individuo se realizaron dos experimentos en diferentes días, separados al menos por un intervalo de una semana: a) Acostado en decúbito supino; b) De pie con los brazos con los brazos apoyados en una mesa de 1,12 m de altura. Se valoró el volumen de gas recogido por el catéter rectal, la distensión abdominal a nivel del ombligo y la percepción del sujeto sobre su distensión.

El resultado del estudio fue contrario a la hipótesis planteada, ya que se ha demostrado que el tránsito de los gases intestinales, y su evacuación, es más rápido en posición de pie que acostada. La más eficiente evacuación del gas en la posición de pie probablemente refleja una actividad motora intestinal que efectivamente lo propulsa con las fuerzas de resistencia pasiva.

Los autores concluyen que, de acuerdo con sus datos, este hallazgo implicaría que la posición de pie favorecería la evacuación del gas en los pacientes con retención gaseosa. Sin embargo, dado que la investigación ha sido realizada en voluntarios sanos, los autores confiesan que no pueden ni afirmar ni negar esta presunción.

No obstante, en los pacientes que se quejan de distensión abdominal sin causa aparente, el control reflejo de la propulsión de gas está alterado. En consecuencia, es posible que la actividad motora refleja puesta en marcha en la posición de pie también falle en estos individuos y contribuya adicionalmente como un factor en la retención de gas.